¿Rebelión o aceptación?