Un nuevo lenguaje: sentimiento