Dejar al personaje para encarar los asuntos del corazón.